Blog sobre la historia y la evolución de las tradiciones valencianas

domingo, 24 de mayo de 2015

Indumentària d'un poble, un signe d'identitat – VI. El inicio del uniformismo fallero en el hombre.


 
Indumentària d'un poble, un signe d'identitat – VI. El inicio del uniformismo fallero en el hombre.
Buenas noches amigos. Antes de comenzar con el asunto que hoy nos ocupa: El inicio del uniformismo fallero masculino, hablaré, desde mi humilde punto de vista, del quid de la cuestión que lo puso en funcionamiento. Quiero decir: ¿Por qué surgió? Sin olvidar que se intentó modernizar algunas piezas utilizadas por nuestros antepasados, como se aprecia en el retrato que encabeza esta entrada. Pero de esto, ya hablaremos en otro apartado…
 
He leído muchos documentos relacionados con dicho contenido, y puedo aseguraros que algunos eran bastante confusos. Si nos ajustamos a la palabra “uniformismo”, podemos decir que, mayoritariamente, todos los uniformismos (entiéndase los referidos a la indumentaria), se han llevado a cabo por una cuestión muy simple: homogeneizar la vestimenta en los componentes de un determinado conjunto, para evitar la diferenciación social o los gustos particulares del individuo. Algo que introdujimos en la entrada anterior: Indumentàriad'un poble, un signe d'identitat – V. La década de los 50.
Por otro lado, no hay que olvidar la postguerra española, cuya herida abierta sangró durante décadas y fomentó que los españoles vistieran con prendas similares al uniforme militar. El vestuario de la sociedad de aquella época, fue el claro reflejo de las carencias que sufría. Pero, ¿cómo repercutió en el uniformismo fallero? Muy sencillo: equilibrando la indumentaria de los grupos corales y de danzas de la Sección Femenina de la Falange, y, por extensión, a los diferentes contextos culturales. Entre ellos, las comisiones falleras, que unificaron el extenso vestuario de nuestros mayores.
Es un tema espinoso que deberíamos tratar como parte de nuestra historia contemporánea; el uniformismo fallero ocupó varias décadas de nuestras fiestas josefinas. Justo en 1939 la Junta Central Fallera (institución que regula las Fallas), comenzó a desarrollar su actividad y, en 1945, se constituyó con un organigrama que todavía sigue vigente. La fecha exacta del año en el que Juan Martín Belda acopló estas ideas a los atavíos de los festejos falleros de Valencia, es algo muy discutido. Según unos textos fue en 1954. En otros, casi una década después... Sucede que, como en todas las “modas”, impuestas o elegidas, cuando llegan, no todos las utilizamos.
Así pues, en distintas imágenes del mismo año, unos caballeros lucen uniformados, y otros con traje de calle o como lo hacían nuestros predecesores: de torrentí o labrador. Tal como vemos en las distintas fotografías que acompañan este capítulo. Una cosa está clara, las imágenes del uniformismo fallero anterior a la década de los 60, son casi inexistentes… Si tenéis alguna fotografía a mano, estaría encantada con vuestra colaboración, y, por supuesto, la incluiría en este artículo.
Un abrazo muy fuerte y gracias por seguirme, Marian
©Marian Genovés – mayo 2015

P.D. En la siguiente entrada: Indumentària d'un poble, un signe d'identitat – VI. El inicio del uniformismo fallero en la mujer. O, ¿por qué no? Diferencias entre las prendas que llevaban nuestros precursores y las que utilizaron los hombres que vistieron el uniformismo fallero. Hay mucho de lo que hablar. Iremos, poco a poco.
Fuentes:
Valenpedia, la hemeroteca valenciana. Diario Las Provincias.
ABC hemeroteca.
Blogs de asociaciones culturales y de diferentes Fallas.
La evolución de la indumentaria valenciana desde finales del siglo XVIII hasta  nuestros días – parte II. Llibret de la Falla del Mocador de Sagunto 2009, por Marian Genovés.
Imágenes tomadas de internet o cedidas de colecciones privadas.
Redactora, Anna Genovés.

© El arte de la costura - Marian Genovés, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena